alimentación equilibrada, bienestar familiar, menú semanal

¿Por qué planificar un menú semanal?

A raíz del último post que escribí he recibido algunos comentarios de personas que me comentan que no es viable para ellas, por diversas razones: lo ven demasiado complicado, no todos en casa tienen los mismo gustos, no son de planificarse y prefieren ir sobre la marcha… En fin, que les gustaría pero no.

Yo era de las que dejaba que las cosas se fueran solucionado, que todo fluyese de manera natural. Pero cuando vives en el mundo real, con hijos, trabajos, obligaciones, etc. hay que ponerse las pilas.

Por eso he decidido dedicar otro post a “convencerte” de los motivos por los que creo que planificar tu propio menú semanal para ti y tu familia, es lo mejor que puedes hacer por ti misma y por ellos, pero sobre todo para ti, que necesitas estar bien. Si tu no estás bien, ellos acaban estando igual de mal que tu.

Aunque eso no quita que haya algunas personas a las que esto de planificar su menú no les vaya lo más mínimo. Pero si has llegado hasta aquí es que te pica la curiosidad y sabes que, en el fondo, es lo que necesitas.

Si tienes hijos, tienes que alimentarlos, tienes que cocinar para ellos. Pueden ser platos más o menos elaborados pero algo tienes que hacer. Y antes de cocinar tienes que pensar qué es lo que vas a cocinar, pensar en los ingredientes, comprarlos con anterioridad. Todo esto son cosas que tienes que hacer sí o sí.

Por lo menos dos veces al día tienes que enfrentarte a la pregunta: ¿qué hago de comer/cenar?. Tú o tu pareja, si os repartís esta tarea, el uno, el otro, o ambos, alguien tiene que pensar en ello con anterioridad.

Vamos a hacer una comparación. Cada día necesitas un rollo de papel de wc, y cada día vas a comprarte el que necesitas, y en ello inviertes el tiempo de ir y volver más el tiempo de comprar. Pero un día decides que en lugar de eso, vas a comprar 7 rollos juntos. Entonces te das cuenta que, aunque compres 7 rollos igualmente, sólo tienes que ir y volver una vez a la tienda.

Ahora piensa el tiempo que piensas cada día qué vas a hacer de comer. Abres la nevera, miras en la despensa,  valoras lo que tienes, piensas que igual tienes que comprar algo que necesitas, vas a comprarlo. Y así todos los días. Has invertido 15 minutos y todavía tienes que empezar a preparar la comida o la cena.

En lugar de eso, imagina que te pones el domingo, durante 15 minutos, con tu plantilla (puedes descargarla aquí o en mi grupo de Facebook), enfocada en planificar el menú en serio. Miras lo que tienes en la nevera, en el congelador y en la despensa, lo que te falte para las recetas que quieres preparar lo apuntas en la lista de la compra.

Lo que vas a ganar planificando tu menú semanal:

Imagina lo que puedes hacer con esos 15 o 30 minutos al día que te van a “sobrar” ahora.

Vas a liberar tu mente de tener que pensar en qué vas a hacer de comer. ¿En qué vas a pensar ahora en lugar de en eso? Puedes hacer planes para el fin de semana o las vacaciones.

Basta que vayas una vez por semana a hacer la compra. Tienes la lista hecha, no tienes que pararte a pensar cuando estés en el súper, así que tardará menos en comprar. También puedes mandar a otra persona a hacer la compra, o hacerla por internet. Más tiempo ahorrado.

Sabiendo lo que vas a tener que cocinar, puede hacerlo otra persona, tu pareja, un hijo mayor… Incluso puedes dejarlo “medio hecho” para sólo tener que terminar de hacer.

Yo soy mucho de ahorrar tiempo, si puedo hacer la cena al mismo tiempo que hago la comida, o por lo menos dejar lo que pueda hecho, me ahorro mucho tiempo en la cocina. Me gusta cocinar, pero no quiero pasarme tanto tiempo, cada día en la cocina. Así que el tiempo que paso en la cocina, lo aprovecho.

Si sigues los consejos de mi anterior post sobre cómo planificar tu menú semanal, te asegurarás de que tu menú sea todo lo equilibrado que quieras.

Te cuento mi secreto:

Yo no planifico mi menú todas las semanas. Guardo los menús y los reutilizo pasadas unas semanas… Nunca dos semanas seguidas, pero sí cada 2, 3 o 4 semanas. Llega un punto en que tengo menús planificados para cada época del año.

Si algo nos falta a las madres es tiempo, y yo acabo de darte la clave para ganar por lo menos UNA HORA al día!

¿Has pensado qué vas a hacer con ese tiempo? Si no planificas ese tiempo ganado en algo establecido con anterioridad sabes que vas a acabar perdiéndolo.

¿Estás dispuesta a ponerte a planificar tu menú semanal? ¿Quieres que nos pongamos juntas a ello? Espero tus comentarios.

4 comentarios en “¿Por qué planificar un menú semanal?”

  1. Jeje…yo también escribía sobre este tema, pero no pensaba que era tan “dolorosa” para la gente. Nuestra naturaleza siempre nos lleva a generar una compasión tremenda por sí mismos y buscar decenas de excusas porqué no puedo hacerlo. Pero yo lo suelo comparar con una enfermedad grave: cuando una persona se pone muy muy enferma, empieza a buscar todas las soluciones posibles, hasta cree en el agua bendita. Entiendo que las mamás que “no pueden” simplemente no han alcanzado este punto de agotamiento, agobio, asco con una misma, nerviosismo y sentimiento de frustración por gritar a los niños por estar tan cansada y agobiada. Yo he estado allí, y a la primera de darme cuenta en qué bucle me he metido, entendí que yo no quiero ser así. Sólo hay una vida y sólo va a tener una infancia mi hijo. No quiero por nada que él se acuerde de mi así cuando sea mayor. Ni quiero yo tampoco ser esa mujer. Y yo nunca he tenido ni las hermanas, ni primas, ni abuelas, ni niñeras que me dejaran huecos libres, siempre he cocinado con el niño sentado a mi lado en la encimera.
    Menuda parrafada…:))) Todo esto no es para hacer sentir mal a nadie. Muchos solamente necesitamos un empujón, una frase que nos cambie el chip, una ayudita de alguien que ya cruzó este puente. No hay nada malo en pedir ayuda. El internet para esto existe :)))

    Me gusta

    1. Yo también suelo hacer la comparativa de la enfermedad. No nos cuidamos hasta que no vemos que eso nos puede acarrear enfermedades.
      Me suena tanto eso de cocinar con los niños sentados en la encimera, yo ahora lo hago con los dos! aunque sin hacer nada peligroso. Cuando eres madre aprender a mucho a simplificar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s