alimentación consciente, bienestar familiar

MINDFULNESS EN LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR

Hoy os traigo la primera colaboración para este blog, os va a encantar. Ella es una experta en mindfulness. Aunque yo os he hablado sobre Alimentación Consciente desde un punto de vista nutricional, creo que ella puede darle una vuelta de tuerca, y hablarnos del tema desde su punto de vista más mindful.

Ella se presenta así:

Soy Pilar Navarro, madre y emprendedora, por ese orden. Con mi carrera de Economía bajo el brazo me sumergí en el entramado de la Unión Europea trabajando en distintas organizaciones.Tras muchos años trabajando por cuenta ajena, decidí que ya estaba bien de correr todo el día. Quería conciliar y dedicarme a mi familia sin dejar de trabajar. Lo dejé todo. Me metí de lleno en el mundo del mindfulness, primero para mi autoconocimiento y desarrollo personal, y luego formándome en diversas organizaciones (Universidad de Almería, Universidad de Zaragoza, AEMind, etc.) hasta convertirlo en mi actual ocupación profesional.

 

Y aquí os dejo sus palabras:

Mónica ya te habló en estas páginas sobre la alimentación consciente. En el artículo de hoy vamos a dar un paso más y avanzar para que, como madre, introduzcas hábitos basados en mindfulness en la alimentación de tu familia.

Porque ocuparse de la comida no es sólo pensar en qué vamos a comer, qué comprar, cómo lo voy a cocinar y hacerlo. Es muy importante el cómo lo voy a comer. Y he escrito voy (tú) en vez de vamos (la familia) con toda intención. Porque como ya sabes, tus hijos aprenden de ti.

Antes de introducir hábitos de comida consciente (el término que se suele utilizar es mindfuleating) en tu familia, tienes que conocer de dónde proceden tus hábitos actuales. Cuando practicamos mindfulness y ponemos más consciencia en el acto de comer, desde el reconocimiento del tipo de hambre que sentimos hasta el hecho biológico de ingerir el alimento, somos más conscientes de los hábitos y pautas alimentarias que desarrollamos a lo largo de la vida.

Así como fueran las comidas de tu infancia, así son tus hábitos actuales. Hábitos que transmites a tus hijos, consciente o inconscientemente. Desde pequeños estamos condicionados: el bebé se calma con el pecho de su madre, el niño de 3 años no se come todo lo que ve por el suelo porque le han dicho una y otra vez que eso es “caca”, relacionamos el dulce con felicidad porque es lo que nos han dado en nuestros cumpleaños, niñas que aprenden desde muy pequeñas que comer engorda y dejan de disfrutar de la comida, etc. etc.

Dedica un momento ahora a pensar y escribe los hábitos o creencias que consideras heredadas de tu infancia. Por ejemplo, yo he tenido que corregir el comer a toda prisa. Reflexionando sobre mi forma de comer en un curso de mindfuleating, lo vi claro: soy la única chica entre 8 hermanos; en mi casa o te lanzabas rápido a comer o era probable que tu comida preferida desapareciera de tu alcance y fuera a manos de alguno de los hermanos. Además, para mi madre el momento de la comida era siempre de agobio, al ser tantos, y se pasaba la comida apremiándonos a comer. Todo eso se va quedando dentro de nosotras. Cuando tuve a mis hijos me di cuenta de que les transmitía esas prisas por comer.

¿Reconoces algún hábito en ti que trasmites inconscientemente?. La practica de mindfulness ayuda a corregir este tipo de hábitos.

La alimentación está profundamente relacionada con la primera nutrición, con el hogar familiar, con las experiencias infantiles. Muchos de nuestros primeros recuerdos están ligados a comidas familiares, al puchero de la abuela, a la comida preferida el día del cumpleaños… Por eso es tan importante la labor de blogs como este para hacer comprender  a las madres y padres lo importante que es su actitud delante de la alimentación de sus hijos y cuáles son las pautas básicas que deben seguir.

Es en la infancia donde más fácilmente podrás instaurar una buena relación con la comida, una relación saludable y realmente feliz. Y no me refiero sólo a saber qué deben comer y cómo. También es básico que desde pequeños sepan distinguir el tipo de hambre: si es física, emocional…

¿Qué puedes hacer como madre?

Antes de apuntar a tus hijos a un taller de mindfulness, mi consejo es que empieces por ti. Una madre “mindful” transmite mucho en casa y se nota en la relación con los hijos. Y en el área de la alimentación es igual de cierto.

Prueba con estos consejos:

1.- Comer con consciencia implica volver a lo simple y natural. Cuanto menos productos elaborados haya en casa, mejor.

2.- El momento de la compra es fundamental. Si vas con tus hijos, podrás enseñarles y explicarles por qué compras unas cosas y no otras. Una visita al mercado puede ser un ejercicio de mindfuleating si tienes la suerte de que te dejen tocar y oler algunos productos. Que tú y tus hijos podáis sentir el olor y las texturas de semillas, frutas, verduras. Y si pueden visitar un huerto mejor aún.

3.- En la cocina también practicamos mindfulness. De hecho, una de las practicas informales que se proponen en los cursos es en la cocina (nota: la práctica formal es la meditación sentada y la informal es llevar la atención plena a  distintas actividades diarias). Cocinar poniendo tu atención solamente en lo que estás haciendo y observar: cómo el agua empieza a hervir, remover con calma mientras se cocina, cortar la verdura… lo que hagas, hazlo con consciencia, sin pensar en otra cosa, observando los colores, sintiendo texturas y temperatura, distinguiendo olores…

4.- A la hora de comer, por supuesto eliminar toda distracción (TV, radio, tablets…). Poner la mesa también siendo consciente de cada movimiento del cuerpo. Servir la comida y respirar antes de empezar a comer. Más abajo te explico el ejercicio de mindfuleating típico que se realiza con un alimento, una vez solamente y un ejercicio de comida consciente. Toda una comida lleva demasiado tiempo y acaba por aburrir. La idea es que tanto tú como tu familia aprendáis a disfrutar del momento de la comida, de descubrir sabores y colores, de probar nuevas texturas. Los niños así van abriendo su mente. Tómalo como un juego sin obligarles a comer.

El mindfuleating o comida consciente es una toma de consciencia para que comer sea realmente un acto de autocuidado, para alimentarse y nutrirse, y no compensar emociones reprimidas, autoconsolarnos, recompensar actitudes o seguir pautas publicitarias.

Los ejercicios de mindfuleating que te comentaba antes son:

1.- Toma un producto pequeño (normalmente se hace con una pasa pero con niños también podemos usar un trozo de chocolate o de bizcocho o de fruta). Tómalo con los ojos cerrados y mantenlo en la mano un rato tocándolo con los dedos poniendo tu atención en su textura. Si lo haces con tus hijos, que no vean lo que es y que no traten de adivinarlo. No deben poner su atención en averiguarlo si no en sus características.

Tras la textura, pasamos al olor. Acercad el alimento a la nariz y olerlo varias veces observando qué sensaciones evoca.

Acercadlo después a la oreja: ¿tiene sonido?

Y por último, a la boca: primero a la punta de la lengua, luego lo mantenemos dentro de la boca moviéndolo para notar las diferentes sensaciones que produce. Se puede dar un pequeño mordisco. Juguetea con el alimento hasta que lo tragues.

Hablad de lo que habéis sentido cada uno. Si ha habido sorpresas, ganas de comerlo o de tirarlo, curiosidad…

2.- Una comida consciente: puedes hacerlo sola las primeras veces y luego en familia. En el momento de comer, delante del plato de comida, tómate un minuto para sentir tu estado emocional: respira profundamente poniendo el foco de atención en la respiración, al menos tres veces para estabilizar tu mente y entrar en el ejercicio. Observa la comida que vas a ingerir y visualiza su origen. Vamos a suponer que es un vegetal (mejor que no sea animal) y vas a dar las gracias a la persona que puso la semilla y cuidó de la planta, a la que la recolectó y así hasta llegar a la persona que te la vendió. Huele, observa, y empieza a comer sin perder el contacto con la comida, saboreando y disfrutando de cada bocado. Suele ayudar mantener los ojos cerrados mientras tienes la comida en la boca. Siente como te nutre el cuerpo y da gracias por todos los beneficios que te aporta.

Mantén tu atención hasta que hayas comido lo suficiente. Si queda algo en el plato y ya no tienes hambre, déjalo. Escucha siempre a tu organismo.

Como verás, este ejercicio puede ser muy largo, por ello es una meditación que se aconseja hacer de vez en cuando, no más de una vez al día. Cuando lo hayas hecho varias veces, será casi como un hábito y poco a poco dejarás de comer a toda prisa, dejarás de comer de más y disfrutarás más de lo que comas.

Porque comer con consciencia es disfrutar de la comida de una manera saludable y feliz. Por eso, si alguna vez necesitas un “autoconsuelo”, por ejemplo un trozo de chocolate que “te lo está pidiendo el cuerpo”, ¡genial!, tómalo. Pero desde la consciencia. Sabes porqué lo “necesitas” y sabes que con un trozo tomado conscientemente es suficiente porque no vas a comerte la tableta entera con ansiedad. Un trozo es suficiente y saludable para mejorar tu estado de ánimo.

Mindfulness es hacer las cosas desde la consciencia. Esa es su belleza. Si tus hijos te ven comer con calma, disfrutando y siendo consciente del momento, les estarás transmitiendo justo eso: calma, disfrute y consciencia. El camino hacia la alimentación saludable no es sólo comprar y comer lo que te dicen que es bueno, si no saber escuchar a tu cuerpo para darle lo que necesita cuando lo necesita y disfrutando de ello.

“Cuando nos alimentamos basándonos en los pensamientos de la mente (debo comer esto, eso no me conviene, aquello me sienta mal), nuestro comer suele estar basado en la preocupación. Cuando la mente se agobia acerca de lo que “deberíamos y no deberíamos comer”, se evapora el disfrute de lo que sea que tengamos en la boca.”

Jan Chozen Bays “Comer atentos” Edit. Kairós

 

Si os ha gustado tanto como a mi y queréis seguirla, pasaros por su web www.pilarncolorado.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s