alimentación equilibrada·alimentación saludable·bienestar familiar·vida sana

Cambio de hábitos alimenticios para principiantes

¿Quieres cambiar tus hábitos alimenticios y no sabes por dónde empezar? ¿Te abruma toda la información que ves en internet sobre el tema y te dan ganas de rendirte antes de empezar?

Sigue leyendo te explicaré cómo mejorar tus hábitos alimenticios y no fracasar en el intento…

 

Cuando me planteé mejorar mis hábitos alimenticios, y empecé a buscar información de cómo lograrlo, te confieso que no empecé buscando en internet. Yo soy más de libros, escritos por alguien del que pueda comprobar quién es, y no de cualquier autoproclamado gurú que puede contarte lo que le venga en gana sin ninguna base fiable.

 

 

El primer problema

 

problem

 

Como principiante, el principal problema que te vas a encontrar es la masiva información sobre mejorar tus hábitos alimenticios.

Esta información a veces será contradictoria, porque hay miles de opiniones diferentes al respecto, unos recomiendan no tomar lácteos, otros nos tomar carne, algunos no consumen cereales o legumbres… No puedes hacer caso a todos ellos, porque acabarás comiendo cucharadas de aire, espolvoreado con polvos de hada y rociado con agua del mar muerto. De todo hay fervientes defensores y detractores, así que mi consejo es que no te metas de cabeza en nada en concreto hasta que tengas claro qué es lo que quieres.

Después de leer tanta información al respecto, te vas a sentir abrumada, acabarás pensando que todo es demasiado difícil para ti, que eres más bien práctica en la cocina, y sólo sentirás ganas de rendirte antes de empezar.

 

 

Vas a cometer errores

 

road-sign

 

El error más común a la hora de querer mejorar los hábitos alimenticios, cuando te has pasado todo un día leyendo sobre el tema, y te han hecho creer que lo estás haciendo todo mal, es querer cambiar toda tu alimentación de golpe y porrazo.

Los cambios debes hacerlos de uno en uno, dándote tiempo para asimilar cada cambio y para implantarlo cómo nuevo hábito en tu vida.

Si además vives en familia, para ellos va a ser mucho más fácil seguirte si lo haces de manera gradual. Tu te has informado sobre el tema, y sabes que muchas cosas no son saludables para ti y tu familia, pero ellos no lo entenderán tan rápido como tú.

No puedes pasar de hacerlo todo mal, a hacerlo todo bien, de un día para otro. Los cambios radicales resultan más difíciles de realizar, y a la larga más difíciles de mantener. Lo que te ha llevado poco tiempo en cambiar, fácilmente puede volver a cambiar en poco tiempo.

 

 

Tengo que avisarte que vas a encontrar trampas en tu camino

 

stop

 

Vas a encontrar en el supermercado muchos productos, carísimos por cierto, supuestamente etiquetados como “saludables”, que pueden presumir de ser “sin azúcares añadidos”, pero contienen otros ingredientes igualmente malos o peores.

Los productos saludables son los frescos y de temporada, es decir los más económicos, así que cuando veas alimentos excesivamente caros, desconfía de ellos. Otra cosa es que quieras comprar productos específicos que no son de uso habitual en tu país, eso ya encarece el producto.

Si optas por los productos ecológicos, no pienses que todo lo que pone ecológico es saludable. También hay productos ultraprocesados “eco” que llevan ingredientes no saludables, como algunas galletas que contienen aceite de palma, eso sí, ecológico.

 

Mis 3 consejos básicos:

 

klee

 

Después de cometer muchos errores en mis intentos de mejorar mis hábitos alimenticios, y de ver los errores que cometen otras personas a las que he asesorado, voy a darte 4 consejos sencillos para no fracasar en tu cambio de hábitos alimenticios:

 

  • Huye del perfeccionismo, es tu peor enemigo. Tendemos a pensar que si tenemos que hacer algo y no vamos a conseguir la perfección, mejor ni lo intentamos. Es un error. Y así acabamos aplazando lo que tenemos que hacer para más adelante cuando podamos hacerlo mejor, cuando tengamos más tiempo de prepararnos mejor, etc. Mi lema es que mejor hacer las cosas medio bien a no hacerlas.

 

  • Simplifica tus comidas. No hace falta que te pongas a buscar elaboradísimas recetas saludables con ingredientes imposibles de encontrar. Al final las comidas saludables con las más sencillas, con ingredientes sencillos, de los de toda la vida. Puedes recuperar recetas de la familia que comías de pequeña, a veces no valoramos nuestra cultura gastronómica y nos vamos a buscar recetas de países lejanos porque nos parecen de lo más exótico, cuando las comidas que tomaban nuestros abuelos después de un día de trabajo pueden ser muy saludables.

 

  • Pásate a la Comida Real y deja de lado los alimentos elaborados. Mejor carne que embutido, mejor pescado fresco que en conserva, mejor fruta que meriendas elaboradas a base de ella. En general más producto fresco de mercado, que producto envasado de supermercado. Comamos comida de verdad.

 

Si estás interesado en realizar un cambio en tus hábitos alimenticios para mejorarlos, presta atención a los próximos post porque voy a ir ampliando información sobre ello. También puedes dejar tus preguntas en los comentarios.

Para no perderte nada puedes suscribirte el blog aquí mismo:

 

suscríbete al blog

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s