alimentación saludable·alimentos procesados

Sobre productos “light” o bajos en calorías

Normalmente los alimentos con un elevado aporte calórico son los ricos en azúcares y grasas de mala calidad.

 

 

Antes de hablarte de los productos llamados light, primero me gustaría diferenciar los diferentes grados de “light” que hay:

  • Productos light propiamente dicho: Son productos a los que se les ha reducido por lo menos un 30% de su valor energético, es decir que tiene un 30% menos de calorías.
  • Productos bajos en calorías: contienen menos de 40cal/100g o 20cal/100ml
  • Productos sin calorías: menos de 4g/100ml

 

Según muchos estudios que se han hecho sobre los productos light o bajos en calorías, se ha demostrado que no sólo no ayudan a adelgazar, si no que causan sobrepeso.

Al pensar que estos alimentos “no engordan” pensamos que podemos comer más cantidad, nos sentimos menos culpables al comerlos, y eso nos hace engordar.

 

También hay tendencia a pensar que estos alimentos ¡adelgazan! Sí, lo que oyes, muchas personas piensan que pueden adelgazar comiendo, que estos alimentos eliminan grasas mientras duermen o algo así, cosa que es totalmente falsa.

 

Todos los alimentos te hacen ganar peso, hasta el agua te hace pesar más en realidad, aunque lo que engordan los hidratos y las grasas consumidas en exceso, es decir los nutrientes susceptibles de ser almacenados en el tejido adiposo, o dicho de otra manera lo que se transforma en michelines.

Párate a pensar durante un momento con qué engordan a los animales los ganaderos, principalmente con grano, cereales, que consumidos en exceso se almacenarán en forma de grasa.

 

Para adelgazar no hay que mirar sólo las calorías que tienen los alimentos, hay que mirar los valores nutricionales, de hidratos, azúcares, grasas, proteínas, y no sobrepasar las cantidades diarias necesarias para nuestro organismo, que no sólo depende de nuestra altura y peso, si no también influirá la actividad diaria que hagamos, nuestra edad, nuestro sexo y muchos factores más.

Todo esto de las cantidades necesarias de nutrientes puede parecer algo impreciso, pero todo se resume a 3 reglas de oro que puedes aplicar perfectamente sin ser nutricionista:

 

  • come solo hasta que estés saciada (parando antes de tener el estómago a reventar)
  • come de manera equilibrada (incluyendo diferentes tipos de alimentos)
  • come comida de verdad (aunque pienses que engorde)

 

Para lograr reducir las calorías de los alimentos y así hacerlos “light”, suelen reducir la cantidad de azúcar, de grasa o de ambas.

 

Los alimentos sin azúcares añadidos o bajos en grasa, no significa que sean light, puedes comprobarlo en el supermercado comparando un producto cualquiera con su versión sin grasa o sin azúcares añadidos.

 

 

cornflakes

 

Los productos sin azúcares añadidos

Contienen edulcorantes artificiales, dan un sabor dulce sin aportar calorías, o aportando un mínimo de ellas.

En estos productos suelen usarse sustitutos del azúcar bajos en calorías (sorbitol, manitol, xilitol) incluso sin calorías (sacarina, aspartamo), que no se absorben bien a nivel intestinal, pudiendo llegar a provocar diarreas, afectando al colon irritable, etc.

Estos sustitutos del azúcar no son más sanos, solo están fabricados para que las personas puedan seguir comiendo sabores dulces sin la consecuente aportación de calorías.

Que un producto sea sin azúcares añadidos, no significa que sea para diabéticos ya que puede tener por ejemplo fructosa en lugar de glucosa, u otro ingrediente que suba el índice glucémico igualmente.

 

baking.jpg

 

El consumo en exceso de azúcar o de edulcorantes artificiales, afecta directamente a la flora bacteriana a nivel intestinal, disminuyendo el número de bacterias beneficiosas y dejando lugar a otras perjudiciales.

Según estudios recientes se sabe que las bacterias intestinales están conectadas directamente con varias funciones cerebrales, afectando a la memoria y al aprendizaje, además de funciones cognitivas, dificultando la adaptación y la reacción de las personas frente a cambios y obstáculos.

Esto coincide con las pruebas que se tiene desde hace tiempo de que el consumo en exceso de azúcar dificulta el aprendizaje y perjudica la memoria, entre otras cosas.

La microbiota intestinal varía dependiendo de nuestra alimentación, hay muchísimos tipos de bacterias diferentes en nuestros intestinos, más que en el suelo, y todas ellas “cuidan” de nosotros, son parte de nuestras defensas, nuestro sistema inmunitario. Con un consumo excesivo de azúcar estamos desplazando a muchas de estas bacterias, por lo que seremos más vulnerables a enfermedades de todo tipo.

 

Cuando comemos estos alimentos con edulcorantes sin calorías, nuestro cuerpo sigue necesitando energía en forma de calorías, por los que nos hace querer comer más cantidad y acabamos comiendo más de lo necesario.

 

Si estás interesada en reducir el consumo de azúcar, aprendiendo a sustituirlo de manera saludable, puedes unirte al RETO GRATUITO de 5 días de DULCES SALUDABLES pinchando en la siguiente imagen:

 

reto-dulces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s