alimentación saludable, cambio de hábitos, dieta depurativa detox

Perder peso con la desintoxicación

Vivimos rodeados de tóxicos, están a nuestro alrededor y los absorbemos a través de la piel, de la respiración y, por supuesto de la comida y la bebida. Por no hablar de los tóxicos que genera nuestro propio cuerpo al diferir ciertos alimentos (como la proteína animal por ejemplo).

Los tóxicos por supuesto están presentes en el alcohol y el tabaco, pero también en la cafeína, las grasas de mala calidad, los alimentos ultra procesados, las harinas y el azúcar blanco refinado.

Las bacterias que viven en tu intestino también generan productos tóxicos al digerir alimentos como la proteína animal, algunos deberían ser expulsados lo antes posible, pero al pasar más tiempo del que deberían en el intestino, son reabsorbidos por nuestras células y pasan al torrente sanguíneo.

Con un correcto proceso de desintoxicación y una posterior reeducación nutricional, podemos conseguir reducir al mínimo el número de tóxicos de fabricación propia que nuestro cuerpo reabsorbe, reduciendo el tiempo de permanencia de algunos alimentos en  nuestros intestinos. Esto se consigue con una correcta combinación de los alimentos, y puede hacer disminuir, incluso desaparecer, muchas de las molestias intestinales y digestivas, intolerancias, incluso hacer bajar de peso.

Las toxinas te hacen acumular grasa en los lugares menos deseados como los brazos, las caderas y las piernas.

Tu cuerpo actúa de la manera más esperada frente a los tóxicos que entran en el torrente sanguíneo, los aleja de los principales órganos vitales como el cerebro, corazón, pulmones o hígado. 

Para aislarlos de tus propios tejidos, rodea estos tóxicos de tejido adiposo y los almacena, bien cubiertos de esta grasa, en las zonas que ya conoces como tus caderas, tus muslos o tus brazos.

Es por esta razón que, si has intentado hacer dieta para perder peso, llega un punto en que ya no pierdes peso, porque tu cuerpo está plagado de tóxicos y no puede lidiar con todos ellos.

Para perder peso de manera eficiente, primero debes desintoxicar tus órganos destinados a ello, como el hígado, los riñones y los intestinos, para que estén al 100 por 100 cuando le venga la avalancha de tóxicos que has acumulados durante años.

A esto hay que sumarle los millones de años que tiene la especie humana, y que tu cuerpo está preparado para optimizar su energía en épocas de escasez, así que cuando detecta que hay una pérdida importante de tejido adiposo interpreta que hay una época de hambruna y ralentiza todos los procesos para consumir el mínimo de energía y consumir el mínimo de grasa.

Durante una desintoxicación es muy probable que pierdas peso, porque habrás eliminado muchos alimentos que no son saludables y que te producían inflamación y acumulación de grasa. Pero la pérdida de peso más importante vendrá después de esta desintoxicación si sigues con unos hábitos saludables, e intentas llevar una dieta que sea lo menos tóxica posible. Aunque eso no significa que no puedas permitirte tomarte algo que no sea tan saludable de vez en cuando, siempre que sea de manera esporádica.

Si quieres saber cómo funciona un programa completo de desintoxicación, solo tienes que clicar en la siguiente imagen:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s